READING

Diseño de guarderías inspirado en los juguetes

Diseño de guarderías inspirado en los juguetes


21 nuevos jardines de infancia colombianos diseñados por El Equipo de Mazzanti están construidos con bloques prefabricados que se pueden organizar de infinitas formas. De ahí surgen complejos que siempre son diferentes, y cuya geometría responde a las necesidades tanto de la organización de la enseñanza como a los desafíos de un clima tropical.

El Equipo de Mazzanti, la heterogénea agrupación que se aglutina alrededor de Giancarlo Mazzanti en Bogotá, ha concluido recientemente un proyecto ejemplar, algo que va más allá del ya notable abanico de intervenciones públicas de este arquitecto. Mazzanti, de hecho, es bien conocido por haber diseñado algunas de las obras más representativas vinculadas al renacimiento cultural y social que tiene lugar actualmente en la Colombia de hoy, a menudo en colaboración con otros profesionales más jóvenes, y ha sido una fuerza impulsora detrás del creciente crecimiento internacional de gran reputación para toda una generación de arquitectos.

El estadio techado para los Juegos Panamericanos, diseñado junto con el Plan: B, y la biblioteca del Parque España de Medellín, el gran dosel público del Bosque de la Esperanza en el asentamiento informal de Cazucá en Bogotá y la escuela Pies Descalzos en Cartagena se han convertido en lugares inmediatamente reconocibles, reflejando un enfoque ético que ve la calidad de la edificación pública como un papel fundamental en el desarrollo social equitativo. Así, El Equipo de Mazzanti no es un estudio de arquitectura como tal, sino una constelación fluida de expertos y colaboradores capaces de manejar procesos extremadamente complejos que involucran políticas públicas, financiación filantrópica, como la que ofrece la fundación creada por la cantante Shakira, la citada Pies Descalzos, y sobre todo estrategias vinculadas a la participación de la población local, para responder con mayor eficacia a sus necesidades, reflejando un enfoque ético que considera que la calidad de la construcción pública juega un papel fundamental en el desarrollo social equitativo.

21 nuevos jardines de infancia colombianos diseñados por El Equipo de Mazzanti están construidos con bloques prefabricados que se pueden organizar de infinitas formas. De ahí surgen complejos que siempre son diferentes, y cuya geometría responde tanto a las necesidades relacionadas con la organización de la enseñanza como a los desafíos de un clima tropical.


La secuencia de las aulas modulares diseñadas por Mazzanti se adapta a la disposición del terreno en los sitios disponibles, creando siempre un gran patio pavimentado al que dan a todos los accesos, protegidos por marquesinas ligeras.

 

Un aspecto igualmente lúdico, acompañado de una clara forma de pragmatismo, sustenta una iniciativa en torno a la construcción de 21 escuelas infantiles en la región del Atlántico, una zona del norte del país frente al mar Caribe. Estos jardines de infancia, que de hecho se denominan Centros de Desarrollo Infantil, son parte de un proceso de experimentación con nuevas prácticas de enseñanza para la primera infancia, especialmente en los barrios más pobres. Acogerán a más de seis mil niños, en ocho municipios diferentes.

 

Gracias al clima favorable, los espacios comunes y los pasillos están abiertos, separados solo por perfiles metálicos de colores.

 

Los espacios abiertos y algunas habitaciones están disponibles para uso de los residentes locales fuera del horario escolar. Las oficinas administrativas siempre están ubicadas cerca de la entrada, para que puedan monitorear la entrada y salida de las instalaciones.

 

Vista axonométrica

 

Los 21 planos generados por diferentes combinaciones de los módulos, dispuestos según la orientación de los distintos colegios.

La lógica del ensamblaje de formas y volúmenes (como es el caso de los juguetes) marca la aparición de estos centros. Cada uno de ellos está compuesto por una secuencia de bloques, como los de madera con los que los niños juegan a construir, conectando entre sí y tendidos en el suelo como si fueran collares, y rodeando grandes patios interiores. Este equilibrio entre elementos idénticos y las variaciones en planta de cada escuela infantil, que reflejan las condiciones topográficas, la forma y orientación de las parcelas disponibles y situaciones específicas vinculadas a los barrios circundantes, es una respuesta concreta e inteligente a la necesidad de producir gran cantidad de edificios.

Un puñado de estructuras prestigiosas no compensará décadas de retraso. Se requieren intervenciones a gran escala, aprovechando las economías de escala. la forma y orientación de las parcelas disponibles y situaciones específicas ligadas a los barrios circundantes, es una respuesta concreta e inteligente a la necesidad de producir gran cantidad de edificaciones.

Para lograr este objetivo, se estudió y perfeccionó la técnica para la construcción de bloques individuales mediante una serie de prototipos. Las cajas están hechas de paneles de acero prefabricados, que luego se transportan al sitio donde se recubren con hormigón. A continuación, se añade una funda impermeabilizante de silicona y piezas de cerámica vidriada para facilitar el mantenimiento y la limpieza. En planta y en sección, la forma de cada módulo es la de dos trapecios idénticos, que tocan la base principal. Esta geometría permite acoplar y unir los elementos con facilidad, y añadir componentes accesorios donde sea necesario: baños, contenidos en cubos más simples, o grandes marquesinas bajo las que los niños pueden caminar protegidos del sol abrasador o de la lluvia torrencial. Dependiendo de los accesorios internos y las diferentes agregaciones posibles.

 

Combinación de tres aulas para una escuela infantil.

Cada centro tiene una guardería para los más pequeños, ocho aulas de jardín de infancia y ocho habitaciones para niños un poco mayores. En sección, las cajas son una demostración del uso cuidadoso del espacio y la forma por parte de Mazzanti: la pendiente del techo permite que el agua de lluvia se escurra fácilmente, pero sobre todo, cuando se refleja en la parte inferior del volumen, crea un aumento significativo de tamaño, permitiendo elevar el suelo a 75 centímetros del suelo. De esta forma el perímetro exterior del “collar” de cada jardín de infancia funciona como una barrera contra las inundaciones que a menudo afectan a la región. Los espacios vacíos y de circulación ubicados dentro del perímetro de la construcción son fundamentales para la creación de un entorno educativo total, donde el aprendizaje tiene lugar no solo en las aulas dedicadas sino a través del juego al aire libre. Como en otros proyectos de Mazzanti, el patio y algunos de los volúmenes están disponibles para el uso de los vecinos, para que puedan albergar diferentes actividades fuera del horario escolar. Las 21 guarderías recién terminadas demuestran la eficacia y generosidad de esta idea general, que es capaz de realizar muchos centros a un costo reducido sin repetirse. Llegados a este punto, este diseño merece ser replicado hasta cubrir todas las necesidades a las que ha comenzado a dar respuesta.


Autor: Fabrizio Gallanti / www.abitare.it

Fotografía: Alejandro Arango


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
ENCUENTRO CON LA COMUNIDAD
Please Add Widget from here
EnglishPortugueseSpanish