READING

I.M. PEI deja honda huella en la arquitectura mund...

I.M. PEI deja honda huella en la arquitectura mundial


Ieoh Ming Pei (1917-2019)
El arquitecto estadounidense de origen chino I. M. Pei, autor de grandes obras como la pirámide del Museo del Louvre en París, el Museo de Arte Islámico de Doha y el Banco de China en Hong Kong, murió a los 102 años.

 

RETRATO

Fiel a sus orígenes, el arquitecto nacido en China, Ieoh Ming Pei buscó la pureza de las líneas con diseños funcionales cimentados en el ‘estilo Internacional’. Utilizó formas abstractas y recurrió a materiales como el acero, cemento o vidrio e incorporó efectos impactantes dentro y fuera de sus edificios.

Ieoh Ming Pei nació en Cantón, China en 1917. Su padre era un prominente banquero en su país de origen. Llegó a Estados Unidos con 17 años de edad en 1935 (luego de que Mao-Tse Tung tomara el poder) para estudiar arquitectura en la Universidad de Pennsylvania. De ahí pasó al Instituto de Tecnología de Massachusetts, donde se graduó como arquitecto en 1940. Posteriormente estudiaría en la Escuela de Diseño de Harvard, donde recibió el título de Maestro en Arquitectura en 1946. Entre 1945 y 1948 amplió su formación enseñando en Harvard como profesor adjunto bajo la tutela de dos famosos arquitectos europeos Marcel Breuer y Walter Gropius, por lo que es considerado uno de los sucesores americanos de estos grandes maestros europeos.

En 1948 aceptó el cargo de director de Arquitectura de Webb y Knapp, Inc. empresa de bienes raíces donde desarrolló grandes proyectos arquitectónicos y de planificación para Chicago, Filadelfia, Washington, Pittsburgh y otras ciudades norteamericanas. En 1954 formó la firma IM Pei & Associates, con sus colegas Henry Cobb y Eason Leonard, que en 1996 se convirtió en IM Pei & Partners. La asociación recibió el premio Firma de Arquitectura del Instituto Americano de Arquitectos en 1968. Un año más tarde la empresa cambió su nombre a Pei Cobb Freed & Partners.

Centro Nacional para la Investigación Atmosférica. Boulder, Colorado. 1967

 

john hancock torre

Edificio John Hancock. Boston. 1976

 

DallasCityHallB

Ayuntamiento de Dallas, Texas. 1977

 

Galeria Nacional de Arte, Washington

Edificio Este, Galería Nacional de Arte Washington. 1978

El estilo arquitectónico personal de I.M. Pei floreció con su diseño para el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado (1967), un complejo escultórico compuesto de concreto colado en el lugar, un material en el que la firma había desarrollado especial experiencia. En ese momento también se embarcó en una serie de proyectos de museos, la forma de construcción con la que ahora se lo identifica más estrechamente, que culminó en el Edificio Este de la Galería Nacional de Arte en Washington (1978) y la Biblioteca John Fitzgerald Kennedy en Boston (1979), los cuales obtuvieron amplia atención nacional. En total, diseñó más de una docena de museos, entre los que destaca el Grand Louvre de París (1989); Museo Miho en Shiga, Japón (1997); Museo Suzhou en Suzhou, China (2006); y el Museo de Arte Islámico de Doha (2008).

Otros proyectos institucionales suyos incluyen iglesias, hospitales y edificios municipales, así como instalaciones académicas y bibliotecas. Entre sus rascacielos se encuentran la Torre del Banco de China de 72 pisos en Hong Kong (1989), cuyo diseño prismático distintivo está diseñado para resistir los vientos del tifón, y el Four Seasons Hotel en Midtown Manhattan (1993), que reinventa el clásico gran hotel.

JFK_library_

Biblioteca John Fitzgerald Kennedy en Boston. 1979

En 1983, y aunque Pei no era muy conocido en Francia, el presidente francés François Miterrand le encargó que repensara el Louvre. Su audaz proyecto, que desencadenó violentas pasiones, fue inaugurado en 1988. Este proyecto en donde una pirámide de cristal sirve de lucernario, elemento compositivo y urbano que genera un bello contraste con los edificios existentes y sirve de acceso a sus tres alas, alberga debajo todos los servicios públicos necesarios junto con las áreas de apoyo técnico.

louvre-grande

louvre-2

Modernización del Museo del Louvre, París. 1989

 

Torre del Banco de China (Hong Kong). 1989

Torre del Banco de China, Hong Kong. 1989

Torre del Banco de China, Hong Kong. 1989

Torre del Banco de China, Hong Kong. 1989

 

Centro de Sinfonía Morton H. Meyerson

Centro Sinfónico Morton H. Meyerson, Dallas. 1989

Centro Sinfónico Morton H. Meyerson, Dallas. 1989

 

Rock and Roll Hall of Fame and Museum

Rock and Roll Hall of Fame y Museo. Cleveland, Ohio. 1995

 

miho-museum_pj62-00007_lkp2ce

miho 1

museo miho

Museo Miho en Shiga, Japón. 1997

 

museo de historia aleman

Museo de Historia Alemana (Deutsches Historisches Museum), Berlín. 2003

Habiéndose convertido en ciudadano estadounidense en 1954, Pei no regresó a su tierra natal hasta finales de la década de 1970, cuando se le encargó el diseño del Hotel Fragant Hill en Pekín (1982). Al igual que el Museo Suzhou, su único otro trabajo construido en China continental, el proyecto aporta tecnología avanzada a la práctica de construcción indígena, que forma la base de una nueva forma de arquitectura moderna, claramente china. Después de su retiro de la firma en 1990, Pei colaboró con sus socios en varios proyectos, entre ellos el Hotel Four Seasons, el Museo Miho, el Museo Deutsches Historisches en Berlín (2003) y el Museo de Arte Moderno de Luxemburgo (2006).

Museo Suzhou,

Museo Suzhou, China. 2006

 

The Museum of Islamic Art

The Museum of Islamic Art-2

Museo de Arte Islámico de Doha, Qatar. 2008

 

Centro_de_Ciência_de_Macau

Centro de Ciencia de Macao, China. 2009

Amado en Francia por su modernización del Louvre, Pei fue galardonado con la Grande Medaille d’Or de la Academia de Arquitectura de Francia y es Comandante de la Orden Nacional de la Legión de Francia. Por su servicio a los Estados Unidos, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, la Medalla de las Artes de National Endowment for the Arts, y el Premio a la Trayectoria de toda la vida del Instituto de Diseño Nacional Cooper-Hewitt del Smithsonian Institution.

I.M. Pei recibió doctorados honorarios de Harvard, Columbia y Brown, entre otras universidades en los Estados Unidos y en el extranjero. Miembro del Instituto Americano de Arquitectos y del Instituto Real de Arquitectos Británicos, fue elegido miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, de la Academia Nacional de Diseño, de la Academia Americana de las Artes y las Letras, de la Academia de Arquitectura de Francia y la Real Academia de las Artes de Gran Bretaña.

DISCURSO MEMORABLE

“Ieoh Ming Pei ha ofrecido a este siglo algunos de sus espacios interiores y formas exteriores más hermosas. El significado de su obra va mucho más allá de ellas, ya que su inquietud ha sido siempre el entorno en el cual sus edificios se alzan”, dijo en 1983 Carleton Smith, ex-secretario del jurado de los Premios Pritzker, al anunciar el premio. A continuación una transcripción del inolvidable discurso de recepción del Premio Pritzker de 1983, que le fue entregado en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York:

Es un gran honor estar aquí esta noche para recibir el Premio Internacional de Arquitectura Pritzker de 1983. Me complace especialmente agradecer a los que concibieron el premio, a los que lo han administrado ya los distinguidos miembros del jurado que me consideraron elegible como el destinatario de este año.

Durante la preparación de las exposiciones aquí, fue tranquilizador observar que muchos de nuestros proyectos en realidad llevaron a edificios terminados. Especialmente vívidas en mi mente fueron las muchas limitaciones sociales, económicas, políticas y estéticas que los arquitectos han tenido que considerar en la configuración de su trabajo. Puede que les divierta saber, aunque no era divertido para mí en ese momento, que a una casa que diseñé para un amigo en Cambridge a principios de los años cuarenta se le negó una hipoteca porque parecía muy moderna. En este sentido, pertenezco a esa generación de arquitectos estadounidenses que se basaron en las percepciones pioneras del movimiento moderno, con una convicción inquebrantable en sus importantes logros en los campos del arte, la tecnología y el diseño. Soy muy consciente de las muchas banalidades construidas en su nombre a lo largo de los años.

Sin embargo, creo en la continuidad de esta tradición, ya que de ninguna manera es una reliquia del pasado, sino una fuerza viva que anima e informa el presente. Sólo de esta manera podemos desarrollar y refinar un lenguaje arquitectónico que responda a los valores de hoy y permitir una variedad de expresiones tanto de estilo como de sustancia. ¿De qué otra manera podemos esperar construir un entorno físico coherente para nuestras ciudades, pueblos y vecindarios?

La Siena de Italia y Savannah de América, el Londres georgiano y el París neoclásico son algunos de los ejemplos más conspicuos. Creo que la arquitectura es un arte pragmático. Para convertirse en arte debe ser construido sobre una base de necesidad. La libertad de expresión, para mí, consiste en moverse dentro de un rango medido que asigno a cada una de mis empresas. Qué instructivo es recordar el consejo de Leonardo da Vinci de que “la fuerza nace de la restricción y muere en libertad”.

La búsqueda de lo nuevo, desde la perspectiva singular del estilo, ha resultado demasiado a menudo solo en la arbitrariedad del capricho, el desorden del capricho. Es fácil decir que el arte de la arquitectura lo es todo, pero cuán difícil es introducir la intervención consciente de una imaginación artística sin apartarse del contexto de la vida. Es esta fragilidad, esta belleza que eleva y distingue esta forma de arte. Es este contexto envolvente el que nos desafía a transformar la planificación y la construcción de oportunidades en el reino exaltado de la arquitectura. Los arquitectos por diseño investigan el juego de los volúmenes en la luz, exploran los misterios del movimiento en el espacio, examinan la medida que es la escala y la proporción y, sobre todo, buscan esa cualidad especial que es el espíritu del lugar, ya que ningún edificio existe solo.

La práctica de la arquitectura es una empresa colectiva, con muchas personas de diversas disciplinas y talentos que trabajan en estrecha colaboración. Y desde la puesta en marcha hasta la finalización de un proyecto, también hay muchas personas para las que trabajan los arquitectos, cuya contribución a la calidad suele ser tan importante como la del arquitecto. Así que acepto este premio para todos los que han trabajado conmigo en esta empresa única. Estemos todos atentos a las nuevas ideas, a los medios que avanzan, a las necesidades emergentes, a los impulsos de cambio para que podamos lograr, más allá de la originalidad arquitectónica, una armonía de espíritu al servicio del hombre. •


 


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
ENCUENTRO CON LA COMUNIDAD
Please Add Widget from here
Espere por favor

Suscribase a nuestra lista de Correo

Si desea que le mantengamos informado con las novedades por correo electrónico y/o correos periódicos, por favor llene el siguiente formulario y presione el botón Enviar.
EnglishPortugueseSpanish